miércoles, 21 de marzo de 2012

Tomar la decisión acertada

Llevo varios días sin escribir...y me fastidia eh? Muchas veces me vienen cosas a la cabeza, pero me falta tiempo para escribir..Ah! Decir que ya podéis escribir en el blog, había un pequeño problema y solo dejaba escribir comentarios a las personas que tienen perfil en google, pero ahora ya está solucionado.

Hoy reflexiono sobre tomar decisiones, la buena, la mala, la mejor, la peor...ha sido un día duro, en el trabajo hemos tenido que tomar decisiones que se ya de antemano no son, desde mi punto de vista, las acertadas, solo son las decisiones que tenemos que tomar por que nos toca, por profesionalidad o no se por que...El caso es que cuando uno tiene que tomar decisiones sobre si mismo o sobre su vida, es el único responsable y puede que estas repercutan en los demás o no. Lo complicado es tomar decisiones sobre la vida de los demás y más cuando el pasado, presente y futuro de la persona en cuestión es cuanto menos complicado...Los padres, educadores, profesores, médicos...trabajamos y vivimos con las vidas de los demás, con sus presentes y futuros. Cada uno de nuestros movimientos tiene una consecuencia en el otro, está claro que intentamos que sea positiva, bueno no se si está tan claro, pero partamos de la base de que lo es. ¿Qué ocurre cuando nos equivocamos? ¿ Como lo reparamos?
Cuando trabajamos con personas, menores, con una mochila llena de malas vivencias y con una cojín roto, el margen de error debería de ser minúsculo, no nos podemos permitir un rasguño más...pero  es tan difícil.
Coherencia, ética, profesionalidad, código de conducta, buenas practicas, moral, legalidad, constancia, perseverancia, consecuencia... son términos que manejamos casi a diario. A mi me mueve el corazón y los sentimientos, y aunque no siempre deba actuar desde ellos, no puedo evitar dejarme llevar. Cosa que aún es más difícil, me muevo entro los dos mares, locura!!
Trabajamos en un lugar donde nunca se bajan las persianas, donde no hay ordenadores, si no personas y donde todos aprendemos a vivir cada día...


No tenía miedo a las dificultades: lo que la asustaba era la obligación de tener que escoger un camino. Escoger un camino significaba abandonar otros. 
 Paulo Coelho

5 comentarios:

  1. Amén tata!! :) tengo ganas de veros!!

    ResponderEliminar
  2. Hombre pero pon que eres tu no? veniros este fin de semana XD!

    ResponderEliminar
  3. Es que no se como va esto...y no me quiero enganchar también al mundillo este :) no...veniros vosotros en semana santa conmigo a casa!!

    ResponderEliminar
  4. A mi esque hoy me has pillado especialmente enfadada con los médicos, que son esos que toman decisiones que me repercuten. Esos que sin ni siquiera escuchar lo que conoces sobre tí y tu propio cuerpo, te miran como diciendo "niña ¿pero tu has estudiado medicina? pues cállate!" Grrr. Esos para los que eres un solo número y no una persona.

    No obstante, tienes muchisima razón. Tomar decisiones sobre la vida de terceras personas es un gran riesgo que muchos asumis por y para el bien de los demás, y no siempre se acierta.
    Pero no debes peorcuparte Malentxo, porque siempre habrá alguien que valore ese esfuerzo. Que, aunque las cosas no salgan como uno espera, se agradezca el simple hecho de que la gente como tú, os hayais tomado un tiempo para reflexionar cual es la mejor, la peor o la decisión complicada a tomar.

    Yo por mi parte, agradecería que alguno de mis médicos se tomase un tiempo para reflexionar y que, aunque sus decisiones sobre el procedimiento a seguir, medicamentos, etc. no fuesen acertadas, al menos que se tomaran ese tiempo en pensar lo que puede ser mejor para mí y dejasen de lado el "paciente el número 205.dolores abdominales? tomese dos pastillas cada 8 horas durante un mes. gracias.el siguiente!! Jaqueca? tomese dos pastillas cada 8 horas. gracias. Siguiente......"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que ilusión ,me hace leer tu comentario hi!!

      Eliminar